En el campo del diseño en general escucharas el término portfolio. Es muy habitual que un/a arquitecto/a, un/a diseñador/a gráfico/a, industrial o cualquier rama del diseño tenga una selección de sus trabajos para demostrar cómo es su estilo, calidad y forma de diseñar. En la disciplina de Experiencia de Usuario, tenemos la misma posibilidad. No todas las profesiones tienen la oportunidad de generar una muestra de su trabajo para que futuros empleadores o clientes puedan conocer (y evaluar) su forma de pensar y resolver problemas, así que, debes analizar y generar tu contenido.

Como sabemos, todo beneficio conlleva una gran responsabilidad, y en nuestro caso tenemos que saber cómo armar nuestro portfolio para que en pocos minutos puedan conocernos. A la vez, buscamos destacarnos y mostrar todo nuestro potencial, ¿suena difícil, no? En este artículo te contaremos cómo hacerlo de forma práctica y efectiva.

¿Cómo comenzar?


Primero debes pensar para quiénes quieres dirigirlo y qué quieres contar. ¿Quieres conseguir un empleo en una organización o quieres conseguir clientes de forma independiente? Es importante tener definido este punto para seleccionar tus trabajos. Si quieres trabajar en una organización, destacarás el trabajo en equipo y tus fortalezas, en cambio, si es para un cliente podrás destacar resultados y generar confianza en la calidad y entrega.

Para realizarlo, imagina que es como comenzar un producto, debes pensar en la experiencia de quien lo lea, así que todo research que puedas realizar, ayudará a su ejecución. Mientras más conozcas a tus potenciales usuarios, definas tus ideas y realices iteraciones, mejores resultados conseguirás.

Luego de tener identificado para quiénes quieres realizarlo, define qué quieres contar. Ten en cuenta que no es necesario publicar todos tus trabajos, es importante tener una mirada crítica y seleccionar lo que mejor te represente. Es mejor tener pocos casos de estudio bien contados que publicar casos de los que no estés orgulloso/a, solo para tener muchos trabajos de relleno. Calidad es mejor que cantidad.

Si recién comienzas tu camino en UX, y no tienes casos que contar, ¡te recomendamos que empieces a generarlos! No hace falta que te contraten, puedes generar tu propia experiencia, te damos ideas para que hagas casos de estudios:

  • Muestra trabajos que hayas realizado como estudiante. Si ves que puedes seguir iterándolos, aprovecha para mejorarlos.
  • Busca familiares o amigos/as que tengan un emprendimiento y crearles o rediseñarles su sitio, e commerce, mobile app, etc.
  • Comunícate con ONGs que necesiten ayuda y realizar un trabajo que ellos necesiten y a ti te genere experiencia.
  • Selecciona algún producto existente y rediséñalo. Si buscas en internet verás muchos Concepts Redesign para productos como Facebook, Wikipedia, Whatsapp, etc.

Otro tip importante es realizar benchmark. ¿Cómo lo hacen otros/as diseñadores/as? Leer e investigar otros casos te ayudará mucho. ¡Cuidado! No todo lo que veas en internet es bueno, hay mucho material y te recomendamos que lo analices. Para juzgar portfolios, un buen ejercicio es ponerse en lugar de un reclutador, al ver ese portfolio: ¿contratarías a ese diseñador/a o no? ¿Qué te llama la atención? ¿Qué le cambiarías? Analizar otros portfolios te dará muchos insights, para saber qué hacer, ¡y qué no!

¿Qué plataformas se pueden utilizar para construir un portfolio? ¿Qué valor brinda cada una? ¿Cómo decidir cuál utilizar?


Luego de tener definido lo anterior, debes decidir cuál será el soporte de tu portfolio. Puede ser digital o impreso. Nuestra recomendación, al ser diseñadores/as de experiencias digitales, es realizarlo de forma digital para poder enviar por correo electrónico a cualquier lugar.

Puedes optar por  tener tu propio sitio web, utilizar una plataforma especialista en este tema o  compartir un portfolio en pdf. Vamos a contarte cada una para que elijas lo que mejor se adapte a tu trabajo y necesidades.

Sitio web personal


Si diseñas tu propio portfolio, tendrás una forma única de mostrarte. Podrás diseñarlo a medida de lo que desees contar y generar contenido adhoc. Debes tener en cuenta que es más costoso que una plataforma existente, ya que debes mantener el servidor del sitio, diseñar toda la experiencia, desarrollar (o contratar desarrolladores/as) y testear en diferentes resoluciones.

Si tienes trabajos privados, puedes desarrollar un sistema, en el cuál decidir qué trabajos son públicos y cuáles tendrán una contraseña, por ejemplo.

Plataformas digitales

Existen muchos sitios destinados a facilitar que diseñadores/as muestren y compartan sus trabajos. Ya están desarrollados y tienen sus particularidades, te contaremos los más populares:

Medium

Es una plataforma blogging gratuita, donde con solo generar un usuario, puedes escribir artículos sobre los temas que desees. Fue creada por los mismos emprendedores de Twitter, aquí permiten mucho más que 140 caracteres. Al contener artículos debes saber que está orientada a contar historias. Puedes compartir imágenes pero, ¡el protagonista es el texto! Los/as usuarios/as de este sitio ingresan para leer y compartir.

Te recomendamos utilizar Medium si quieres darle más foco al problema que has resuelto, el contexto, qué técnicas has utilizado y cómo fue el proceso y resultado de la investigación. Puedes subir imágenes para ilustrar el proceso, bocetos, wireframes, fotos de entrevistas, post its o el resultado de la UI incluso, siempre acompañado de un texto.

Behance

Este sitio es una comunidad orientada a diseñadores/as o artistas visuales, que sirve para generar fácilmente portfolios online. Su propietario es Adobe. En Behance también podrás generar tu usuario fácilmente y tener tu perfil que completarás con tu información y podrás subir todos los posts que quieras con tus trabajos.

Te recomendamos darle importancia a las vistas previas, ya que ilustran tus proyectos e invitan a los/as usuarios/as a ingresar. Las publicaciones son muy visuales, si bien puedes agregar texto, el protagonista en este caso es la imagen.

Te recomendamos usar Behance si tu contenido es mucho más visual. Sin embargo, puedes escribir tanto en la publicación como en la imagen que subas para contar sobre tu proceso.

Dribble

Es una comunidad para diseñadores/as, pero más exclusiva, ya que para tener un usuario y subir contenido, debes ser invitado/a por otro usuario existente. Puedes hacerte un usuario como “prospect” y buscar una invitación en el sitio y ser elegido/a, o conocer a alguien que pueda invitarte. Fue fundada en 2009 por Dan Cederholm y Rich Thornett y verás que usan conceptos del básquet para nombrar sus componentes. También está orientado a contenido visual y a diferencia de Behance, los “shots” (como llaman a las publicaciones) tienen un tamaño determinado.

Te recomendamos utilizarlo si quieres enfocarte más a UI o Visual Design, ya que lo que se muestran suelen ser soluciones visuales concretas y no hay demasiado espacio para contar sobre la experiencia o investigación.

Linkedin

Esta red social, no sirve para portfolios, es la más utilizada para subir tu currículum, pero recomendamos que si buscas trabajo, puedas tenerlo actualizado y linkeado a tu portfolio. (Y a la vez tener en tu portfolio un link a tu perfil de Linkedin)

Archivo PDF


Algunas veces sucede que necesitas tener un portfolio privado, ya que tus trabajos están en progreso o no puedes difundirlos. En este caso, te recomendamos que armes un PDF con tus trabajos y tus casos y lo tengas alojado en alguna plataforma cloud (como puede ser Dropbox, Drive, Onedrive, etc) y compartas el link.

Importante, nunca envíes archivos por mail que superen los 5mbs, enviar el link del pdf tendrá un look más profesional. Solo recomendamos esta opción en caso que necesites que el portfolio sea privado y no puedas costear tu propio sitio web.

¿Qué contar sobre tu caso?


Una vez que ya estés comenzando a subir tus casos de diseño, es importante que sigas un storytelling claro. Quien lea tu caso de estudio debe poder entender de qué se trató y qué problema resolviste. Te dejamos una guía para que tengas de referencia al contar tu proyecto y algunas preguntas que te ayuden a generar contenido:

  • Contexto: ¿Cómo surgió este proyecto? ¿En qué consiste? ¿Qué información tienes del lugar y tiempo del caso?
  • Problema: ¿Qué sucedió? ¿Qué te solicitaron? ¿Qué problema tenían los usuarios que necesitabas resolver?
  • Resultados a conseguir: ¿Qué querían conseguir? ¿Tenés métricas para contar que quisieran mejorar con el proyecto? ¿Hay KPIs que quieras indicar?
  • Usuarios: ¿Quiénes eran? ¿Qué técnicas usaste para conocerlos?
  • Metodologías: ¿Cuáles fueron las etapas del proyecto? ¿Qué metodologías utilizaste?
  • Investigación: ¿Cómo fue este proceso? ¿Tenes notas, fotos, bocetos que compartir?
  • Hipótesis: ¿Qué fue lo que decidiste realizar?
  • Proceso: ¿Cómo fueron los wireframes? ¿Tenés bocetos para compartir?
  • Tests: ¿Qué has aprendido de los tests? ¿Cómo los realizaron?
  • Sistema de diseño: ¿Puedes explicar decisiones de diseño como tipografías, paletas de colores, formas, etc?
  • Prototipo final: ¿Puedes compartir el prototipo o mostrar algunas pantallas?

¡Gracias por llegar hasta aquí! Esperamos que todo este contenido sea útil y puedas generar tu portfolio y contarle al mundo tu trabajo y tu potencial. Recuerda que el portfolio es una parte de ti y trabajar en él ayudará a que te conozcan y sepan de lo que eres capaz. Lleva tiempo y trabajo, pero realizarlo te ayudará a encontrar a los clientes que deseas obtener o conseguir el trabajo que buscas. Ponle mucho amor y dedicación, refleja cómo eres y todo lo que tienes para dar.